fbpx

A la hora de generar ingresos, sean fijos o extras, la organización y saber administrarlos son las principales claves cuando se trata de finanzas personales.

Sin embargo, a la hora de administrarlos, muchas personas se preguntan cuál es la mejor forma, por eso existen algunos tips que puedes tener en cuenta para lograr una estabilidad y organización en tus finanzas personales.

Lo primero que debes saber es que no necesitas ser profesional en economía para poder hacerlo. Organización y disciplina son los dos conceptos clave para lograrlo y todos podemos cultivar estos hábitos. 

Además, al mejorar tus finanzas personales estarás preparándote para los tiempos de crisis, como el que hemos vivido en la actualidad. La situación de salud que aún vive el mundo, ha generado una crisis en la que el bolsillo de muchos se tuvo que ajustar significativamente.

Por eso toma nota de estos consejos que te ayudarán a convertirte en todo un experto en finanzas personales.

Pensar en los  objetivos

Son lo más importante, de ellos depende el desarrollo de tus finanzas. Puede que sea común y hasta trillado mencionarlos y seguro los habrás visto en diferentes artículos de economía, pero en ocasiones estos se olvidan por completo. 

Recuerda que tus objetivos deben ser alcanzables, precisos y claros, nunca pierdas el enfoque y ten en cuenta que deben estar acordes a tus ingresos, proyectarlos y tomar decisiones, son el punto de partida, depende de ellos el comportamiento de sus finanzas.

Prioridades

Puede que sea una palabra que no nos guste mucho a la hora de hablar de finanzas, pero sí que es necesario establecerlas para alcanzar un equilibrio económico en los ingresos personales, y al igual que los objetivos, se deben definir y concretar. 

Las necesidades básicas cubrirán las prioridades; alimentación, transporte, salud y vivienda. Estos elementos constituyen lo que las personas contemplan como necesidades básicas, dependiendo de los ingresos, se considera lo que se puede disponer para poder cubrirlas.

Algunos expertos contemplan una regla que se denomina el 50/20/30, en ella el 50% de los ingresos mensuales debería cubrir estas necesidades básicas, el 30% en gastos que no sean básicos como entretenimiento, deudas, gustos entre otros, y el 20% restante puede ser un ahorro, o emergencias. Este último punto es muy importante en el desarrollo de las finanzas personales.

Contemplemos las emergencias

Nadie quisiera acudir a un recurso destinado para emergencias, pero a veces suceden.  Lo que a veces también sucede, es que independientemente de que nuestros ingresos sean altos o bajos, la forma en la que los obtenemos puede ser inestable y dinámica. 

Para no ir tan lejos, muchas personas pensaron en algún momento que se encontraban en un trabajo estable y la pandemia generada por el Covid-19 cambió el rumbo de muchos trabajadores que dependían de sus empleos y tal vez no tenían otro ingreso. 

Las emergencias, lo inesperado y la prevención puede que no guste mucho en el mundo de las finanzas, pero es absolutamente necesario, por eso, es necesario contemplar un porcentaje de nuestros ingresos para algún tipo de ahorro, o buscar invertir en algo que genere ingresos alternativos.

Comparar y cotizar antes de comprar

Teniendo en cuenta nuestros ingresos, objetivos y prioridades, antes de hacer alguna inversión en cualquier tipo de gasto, sea prioridad o no, realizar una cotización de cualquier bien o servicio es importante para poder lograr los porcentajes aconsejados, o por lo menos, tener un equilibrio en las finanzas personales. 

Existen algunas ocasiones en las que nos dejamos llevar por los precios bajos sin contemplar la calidad o viceversa. Por ejemplo, al momento de contratar algún servicio de telefonía móvil con un operador, existen muchas opciones y precios que podemos comparar. Debemos analizar si realmente cumple con tus necesidades y si su calidad es acorde con el precio, de esta manera podemos comprar de manera inteligente. ¡Tu billetera lo agradecerá! 

Organización

A la hora de organizar, documentar y recopilar las evidencias de nuestros gastos nos ayuda a realizar un análisis real de nuestras finanzas personales. Si existen los objetivos definidos, tenemos  las prioridades y por supuesto los ingresos, el paso siguiente es realizar alguna tabla o documento que pueda optimizar la lectura de las finanzas personales y así puedas llevar un control de todo.

Guarda extractos, recibos y confróntalo en un cuadro pequeño en algún programa del computador o si se puede en un cuaderno. Esto facilita la organización y las finanzas pueden llevar un mejor comportamiento.

Recuerda que en infopan somos aliados de emprendedores que quieren hacer la diferencia en sus finanzas personales.

¿Ya nos conoces?

Abrir chat